ΑΝΑΚΟΙΝΩΣΕΙΣ:   
Επιστροφή στα Νέα

ΤΟ ΡΑΛΛΥ ΑΚΡΟΠΟΛΙΣ ΣΕ ΙΣΠΑΝΙΚΑ ΜΕΣΑ ΕΝΗΜΕΡΩΣΗΣ 2

Un amortiguador arruina el Rally Acrópolis a Yeray Lemes

El lanzaroteño tuvo que abandonar al romperse esta pieza de su Ford Fiesta R2 en la última de las especiales de la primera jornada y cuando se había puesto líder del Junior WRC en uno de los tramos más duros de todo el Mundial de Rallies. El sábado se reenganchará para sumar el mayor número de puntos posible.

Día de sensaciones muy encontradas durante la primera etapa del Rally Acrópolis, sexta cita del Mundial de Rallies y segunda del Junior WRC, para Yeray Lemes y Rogelio Peñate. El dúo canario pasó del extremo de liderar esta categoría base del campeonato tras un sensacional scratch en el primer tramo a tener que encajar un doloroso abandono en el siguiente por rotura mecánica.

A pesar de llegar mucho menos ‘rodado’ que su competencia al estar inactivo desde el pasado Rally de Portugal en el que acabó tercero, Lemes empezó este rally griego como un verdadero ciclón. La consigna del equipo de Auto-Laca Competición era clarísimo: salir a conservar el coche y no arriesgar en absoluto. Era lo correcto en un tramo como el de ‘Kineta-Pissia’, de 47,7 kilómetros y que los Ford Fiesta R2 con tracción delantera debían hacer cuidando mucho los neumáticos y evitando los temidos pinchazos.

Lemes y Peñate impusieron un ritmo eficaz que resultó ser el adecuado cuando al alcanzar la meta se convertía en el primer líder de este Rally Acrópolis por 2,5’’. El scratch suponía además un punto extra para el campeonato, el tercero de su cuenta desde que arrancó la temporada, así que la carrera no podía empezar de mejor manera para un dúo que jamás había corrido en Grecia.

Pero el guión de esta segunda cita del JWRC aún reservaba a los canarios un importante y desagradable giro. Con la sensación de que habían superado la prueba de fuego y sorprendidos por la posición, los 26,05 kilómetros de ‘Kineta’ resultaron ser fatales para sus opciones de lograr la primera victoria de la temporada.

La suspensión delantera de su R2 se quebró mediada esta segunda especial y aunque Yeray pronto supo que algo iba mal, empezó a ralentizar el ritmo intentando llegar a meta a cualquier precio. Pero el vástago acabó partiéndose y al salirse del sitio dejó sin dirección el coche. “Ya ahí no hubo nada que hacer. No lo entiendo. No había visto algo así en mi vida. Yo sé que esto está lleno de piedras y de agujeros, pero desanima que nos tenga que pasar a nosotros cuando no hemos cometido ni un solo error. Hemos ido por el sitio, no hemos arriesgado en absoluto y sin embargo hemos roto. Uno lo encaja mejor cuando al menos sabes qué has hecho mal”, explicó el lanzaroteño con el ánimo tocado.

Puesto que al margen de esta rotura el vehículo está en perfectas condiciones, Lemes y Peñate se reengancharán a la etapa del sábado 1 de junio y los cuatro tramos que harán los equipos del Junior WRC: ‘Klenia Mycenae’ (17,41 km), ‘Ghymno’ (17,61 km), ‘Kelafari’ (18,4 km) y ‘Ziria’ (21,36 km). El objetivo será sumar el mayor número de puntos. “Da rabia que ya no dependamos de nosotros mismos para escalar hasta posiciones altas, pero vamos a salir a intentar conseguir los puntos extra de los scratch y sabiendo que aún pueden pasar muchas cosas en un rally como éste”, avisa el piloto de Auto-Laca Competición que esta temporada cuenta con el apoyo de Lanzarote, Costa Teguise, RACC y la Federación de Automovilismo de Las Palmas.